Macetas recicladas

Este tipo de macetas recicladas ecológicas son la mejor opci[on para aportar a la conservación de la biodiversidad en nuestro planeta, muchos artículos cotidianos, y que quizás ya no utilice, pueden ser transformados en lindas macetas amigables con el medioambiente.

!Da click en la imagen para obtener más información!

A continuación les presentamos unas ingeniosas macetas hechas con materiales 100% reciclados, con originales diseños:

Ventajas del uso de macetas recicladas ecológicas

Las macetas recicladas están hechas a base de latas de aerosol desechadas, que no interfieren en los cultivos y tienen la característica de estar ‘listas para plantar’.

La ecología también ha llegado a la fabricación de las macetas. Ya hace un tiempo que existen en el mercado modelos de macetas biodegradables; que podemos usar en nuestro jardín o terraza con total garantía de reciclaje, pero hasta ahora eran piezas muy caras o de muy poca calidad.

Ahora, la marca Ecoarte ha lanzado este tipo de macetas recicladas y biodegradables, con una excelente relación calidad/precio, y con las mejores prestaciones del mercado. Además de que respetan el medio ambiente, las ventajas que aportan este tipo de macetas son innumerables y las convierten en ideales para ser usadas en la agricultura ecológica.

Este tipo de macetas facilitan que una planta pueda trasplantarse sin riesgos, tienen un excelente nivel de porosidad, y además, son muy tolerables con sus raíces, lo que acaba favoreciendo un mayor desarrollo radicular del vegetal.

Estas serian una de las numerosas ventajas ecológicas que aporta el uso de este tipo de macetas recicladas y biodegradables en el cultivo de cualquier tipo de planta, ya que aportan a la fertilidad del suelo al reducir la presencia de residuos sólidos en el medio ambiente, y evitando la generación de emanaciones nocivas en caso de combustión y están hechas con materias primas renovables que permiten el mantenimiento de los bosques.

Desventajas del uso de macetas plásticas

Uno de los principales es que las macetas de plástico no son porosas, por lo que el agua tiende a estancarse en el fondo, sobre todo si el sustrato no es el adecuado o se ha degradado con el tiempo, lo que provoca el riesgo de que aparezcan podredumbres en las raíces y un deterioro posterior de la planta.

Por otro lado, las macetas de plástico también ofrecen una protección menor frente a los cambios de temperatura. Así, en verano el sol directo puede a llegar a provocar daños si es muy intenso, y en invierno, el frío puede llegar a helar el agua en el interior de la maceta y afectar a las raíces.

Y la desventaja más significativa es que este tipo de macetas una vez culminada su tiempo de vida útil pasa a ser parte de los 10 000 000 oneladas de plástico que son desechados al año en todo el mundo.

Macetas hechas con botellas y recipientes de plástico

La gran mayoría de estos elementos pueden ser reutilizados como macetas, ya que soportan el deterioro y pueden almacenar agua correctamente. Para elaborar este tipo de macetas necesitará algunos materiales, como tijeras, guantes, estiletes, puesto que tendrá que modificar la parte superior del envase (en botellas de gaseosa, por ejemplo).

Así que ya lo sabe, si quiere adornar de forma original y divertida sus jardines, salas, cocinas o espacios de oficina, reutilice estos objetos cotidianos y además, dele una mano al planeta.

[Total:0    Promedio:0/5]